Fátima Lucas Zymvol Biomodeling

 

Fátima Lucas (Canadá, 1975) tiene doble nacionalidad (canadiense y portuguesa), pero está afincada en Barcelona, donde fundó en 2017 junto a dos compañeros del centro nacional de supercomputación de España la startup biotecnológica Zymvol Biomodeling. Licenciada en Química y máster y doctorada en Química Computacional, también ejerce de CEO de esta empresa especializada en el descubrimiento y desarrollo de enzimas preparadas para soportar procesos industriales.

A través de la simulación computacional, Fátima y su equipo consiguen crear enzimas para la industria biotecnológica, química y alimentaria, entre otras, agilizando los procesos y costes de las reacciones químicas en el laboratorio. Hasta la fecha, han conseguido levantar 1.850.000 euros en fondos para investigación.

“Mi trayectoria fue un poco accidental. Me gustaba la investigación, pero la necesidad de poder trabajar en lo que me gustaba me obligó a cambiar de rumbo. Sin embargo, solo me arrepiento de no haberlo hecho antes”.

Fátima Lucas


“La Vanguardia” article about Zymvol

Today in “La Vanguardia” an article about Zymvol: “Los laboratorios se suben a la nube” by Lorena Farràs Pérez.

No hay descripción alternativa para esta imagen


Estas 10 mujeres españolas tienen la fórmula magistral para llevar la ciencia a la empresa

Estas 10 emprendedoras, protagonistas de INNOVADORES en el último año, aplican la innovación en el mercado

 

Son 10 ejemplos. 10 referentes de que es posible ser mujer, científica o ingeniera, fundar una empresa y alcanzar el éxito dentro y fuera de nuestras fronteras. Afortunadamente, hay muchas más como ellas. No se entienda este listado como una clasificación o una competición, no es más que un espejo que refleja caminos comunes marcados por el trabajo, la pasión (por la ciencia o la tecnología) y la brillantez. Un homenaje a todas las personas, independientemente de su género, que llevan la excelencia a una economía sedienta de savia nueva. Ellas 10, simplemente, han protagonizado INNOVADORES en algún momento del último año. Puro azar. Oro puro.

1. María López (Bitbrain)

La cofundadora y CEO de Bitbrain Technologies es licenciada en Matemáticas y doctora en Ciencias de la Computación. Su empresa, que atesora más de 150 artículos científicos y 60 productos propios, ha sido capaz de sacar de la universidad la neurociencia y la neurotecnología y aplicarlas a la industria. Entre sus hitos más recientes destaca haber llamado la atención del gigante del motor Nissan para desarrollar de la mano el primer prototipo real que conecta la mente del conductor al coche.

2. Rocío Arroyo (Amadix)

Rocío Arroyo, alma máter y CEO de Amadix, tiene por bandera la lucha contra el cáncer. La misión de esta doctora en Farmacia es ‘pillar’ la enfermedad incluso antes de que aparezcan los primeros síntomas perceptibles. La empresa, que en la última edición del South Summit ganó el premio a mejor startup, solo necesita una muestra de sangre común y sus algoritmos se encargan del resto. Han empezado con unos de los cánceres más mortales, el de colón, y Arroyo confía en que su herramienta podría curar y prevenir el 90% de los casos. Por eso su tecnología ya está patentada en 11 países. Tras demostrar el éxito con 1.000 pacientes en España, este 2019 se probará en Alemania, Polonia, Estados Unidos y China.

3. Mercedes Vila (Biotech Foods)

Mercedes Vila ha asumido el reto de crear la primera carne cultivada en España. Junto a tres socios, ha lanzado Biotech Foods, donde ha ideado la forma de crear carne sin sacrificar animales, cuidando el medio ambiente, sin modificación genética y con el sabor de siempre. Esta doctora en Física de Materiales ha tomado su especialidad, la medicina regenerativa, como base de la tecnología que está desarrollando su empresa. La idea es hacer crecer en el laboratorio una muestra de células de los animales para que formen tejido. Así se obtiene una pasta con la que procesar salchichas, ‘nuggets’ o hamburguesas. Sin que muera ni un animal. “De una muestra de un cerdo se puede obtener la misma carne que de 200 cerdos”, compara. Vila y sus socios trabajan ahora en el escalado del sistema, que esperan salga a la luz en 2021.

4. Mercedes Iborra (Visual Nacert)

Mercedes Iborra, mano a mano con su hermana Lucía, es uno de los rostros protagonistas de la nueva revolución agrotech. Esta ingeniera agrónoma ayuda a agricultores europeos, americanos y australianos a gestionar la información de sus cultivos y tomar mejores decisiones desde el teléfono móvil. La plataforma de Visual Nacert automatiza hasta un 85% la gestión del tradicional cuaderno de campo. La empresa ha conseguido llamar la atención y ganarse la confianza del principal líder en el mercado de los tractores: la multinacional John Deere, que ha apostado por su tecnología para llevar los datos de sus tractores al móvil del agricultor.

5. Alicia Asín (Libelium)

Alicia Asín cogió las riendas del internet de las cosas en España antes, incluso, de que este concepto existiese. Con su socio David Gascón, esta ingeniera informática lleva 12 años digitalizando el mundo real a través de Libelium. El secreto de su éxito se llama Waspmote, una plataforma de hardware con 120 sensores que controlan de forma inalámbrica cualquier parámetro ambiental y envía la información a internet. Sólo en el último año, Libelium ha conectado la bodega Pago de Aylés para mejorar un 25% la calidad de su uva; la Ensenada de Cook, en Alaska, para controlar el bienestar de las belugas; el río Volga para medir su nivel de contaminación; o el aeropuerto de Manchester para controlar los movimientos de los viajeros dentro de sus terminales.

6. Nerea Subirán (Sperm Select)

La doctora en Fisiología Nerea Subirán quiere sacar al mercado el resultado de su investigación en la Universidad del País Vasco (UPV/EHU). Su grupo ha identificado un biomarcador capaz de escoger los mejores espermatozoides para aumentar hasta un 20% la tasa de embarazo. Subirán ahora ha tomado la responsabilidad de poner este test a disposición de la población a través de la ‘spin off’ Sperm Select. Su tecnología, protegida bajo patente, se trata de un biomarcador (una proteína) a través de la cual se seleccionan los mejores espermatozoides y así se obtiene un mayor número de embriones de mejor calidad. Subirán espera comercializar el dispositivo en un par de años.

7. Fátima Lucas (Zymvol)

Fátima Lucas quiere sacar todo el potencial de las enzimas. Esta licenciada en Química y doctora en Química Computacional trabajaba, con sus dos socios actuales, en el centro nacional de supercomputación en España (el Barcelona Supercomputing Center). Hoy dirige su propia empresa, Zymvol Biomodeling, con el objetivo de aplicar la simulación computacional a estas moléculas orgánicas. Así es capaz de diseñar enzimas para la industria en tiempo récord. Su tecnología es capaz de probar 50.000 proteínas al día en un ordenador, algo que con los métodos tradicionales implicaría cientos de horas de trabajo en el laboratorio.

8. Arantxa Yáñez (Feltwood)

Arantxa Yáñez ha hecho de su sueño su profesión. De pequeña quedó impactada por la imagen de un amasijo de plástico flotando sobre el mar. Ahora, junto con Óscar Longares, ha desarrollado una tecnología que permite crear materiales con propiedades superiores y totalmente ecológicos a partir de residuos orgánicos. Sólo con restos de lechuga, por ejemplo, duplican la dureza del plástico ABS y triplican la de la madera más fuerte. Aunque su ‘know how’ estaba en la ingeniería industrial, Yáñez no tuvo ningún problema para especializarse en un ámbito nuevo para ella. Ahora, con Feltwood, ha logrado idear una nueva forma más sostenible de crear mejores materiales.

9. Marisa Hernández (Ingelia)

La ingeniera industrial Marisa Hernández lleva las riendas de Ingelia, una de las primeras empresas del mundo que ha conseguido convertir residuos en biocarbón a escala industrial. Su tecnología de carbonización hidrotermal permite tratar más de 16.000 toneladas al año de residuos para transformarlas en 5.000 toneladas de este material que es capaz de sustituir al lignito (carbón mineral de origen fósil). De hecho, ya tienen registradas 14 patentes internacionales sobre el desarrollo industrial de esta tecnología. La compañía ahora invetsiga cómo usar este carbón para aprovecharlo más allá del sector energético. Por ejemplo, para hacer plásticos renovables y biodegradables.

10. Anna Sala (Adan Medical Innovation)

La doctora Anna Sala ha dejado la consulta para emprender. Junto con el también médico Adrià Curran, ha creado Adan Medical Innovation con el fin último de reducir las muertes por anafilaxia (reacción alérgica grave) mejorando las condiciones de los autoinyectores de adrenalina. Para lograrlo, han patentado una funda inteligente que, mediante varios sensores, controla los parámetros del autoinyector y, además, avisa al paciente cuando se le olvida o está a punto de caducar. También permite activar un sistema de emergencia que avisa a contactos predefinidos si el paciente está experimentando una reacción y se les envíe la localización exacta e instrucciones de cómo administrar el medicamento.


Enzimas para la industria en tiempo récord gracias a la simulación en ordenador

El software de la startup catalana Zymvol Biomodeling es capaz de probar 50.000 proteínas al día ahorrando tiempo y costes en el laboratorio

 

Las enzimas son como los cohetes de la naturaleza. La misión en la vida de estas moléculas orgánicas es acelerar la velocidad de las reacciones químicas. Así, estos codiciados catalizadores se presentan como una alternativa medioambientalmente sostenible y más eficiente para, por ejemplo, la producción de compuestos en detergentes o alimentos. Pero, claro, no están preparados para soportar procesos industriales.

La startup española Zymvol Biomodeling ha dado con la solución: la simulación computacional para el diseño de enzimas. A finales de 2016, los investigadores del centro nacional de supercomputación en España (el Barcelona Supercomputing Center) Fátima Lucas, Emanuele Monza y Víctor Gil se liaron la manta a la cabeza y crearon su propia empresa aprovechando el conocimiento desarrollado.

"Imagina que pudieras ver una enzima a simple vista", ejemplifica la CEO, Fátima Lucas. "Eso es lo que hacemos mediante simulación, ver la estructura tridimensional de una proteína en ordenador y cómo interactúa con pequeñas moléculas, que son el sustrato", explica. Su software propio permite, por tanto, diseñar enzimas para la industria.

En alimentación, por ejemplo, se han convertido en un activo clave. "Ahora encontramos una amplia variedad de productos sin lactosa en el supermercado, pero hace 15 años no existía nada", comenta Lucas. "Todos existen gracias a una enzima llamada lactasa".

El problema es que este tipo de moléculas no están preparadas para sobrevivir a las duras condiciones de un reactor químico industrial porque están preparadas para vivir en organismos vivos. Entra en juego la ingeniería de enzimas, que Zymvol Biomodeling ha reinventado.

Hasta ahora, la simulación computacional se ha utilizado principalmente en la búsqueda de nuevos fármacos. Esta metodología consiste en usar una proteína como diana terapéutica y buscar moléculas para ella. "En el diseño de enzimas se hace al revés", expone la CEO. "Se mantenie la molécula, el sustrato, y se modifica la enzima".

El resultado es que sustituyen "miles de pruebas" en laboratorio por simulación computacional. "Somos capaces de probar 50.000 proteínas al día en un ordenador", especifica. Un caso típico, por ejemplo, implicaría "cientos de horas" de trabajo en el laboratorio (con sus respectivos miles de euros asociados).

A pesar de su juventud, la empresa, con sede en Barcelona, ya cuenta con clientes en España, Austria y Corea; pero por cuestiones de confidencialidad no puede revelar información sobre sus proyectos. El futuro lo afronta con dos grandes retos: entrar en el mercado estadounidense y avanzar en la automatización de su software.


Ideas innovadoras para mejorar el tratamiento y la calidad de vida de los pacientes

¿Eres una startup con un proyecto innovador que impacte directamente en el tratamiento y calidad de vida de los pacientes?

image

 

Si tu proyecto tiene relación directa con consumer healthcare o con campos terapéuticos como el respiratorio, la neonatología, las enfermedades raras o los trasplantes tienes hasta el próximo 25 de mayo para participar en la segunda edición del programa de inmersión Richi Entrepreneurs Boston 2018.

Esta iniciativa, en la que colabora Chiesi España, busca nuevas empresas de todo el mundo con productos destacados en sectores como biotechmedtechdigital healthcleantech y sustainability para participar en el programa de inmersión de tres semanas en Boston (EEUU). Dos miembros del equipo de la startup ganadora recibirán 2.000 dólares para cubrir los gastos relacionados con su estancia en Boston.

La ganadora de la primera edición fue New Born Solutions y su proyecto para el desarrollo de NeoSonics, un primer dispositivo de exploración no invasiva para la detección de meningitis infantil. Este dispositivo ayuda a reducir el número de muertes por meningitis, punciones lumbares innecesarias y costes hospitalarios.

Otras empresas que han participado en esta iniciativa han sido:

Ecopol Tech ha desarrollado una plataforma inteligente de administración de fármacos basada en nanopartículas de poliuretano-poliurea de respuesta múltiple que permiten la administración de fármacos intracelulares específicos y la escalabilidad industrial para cerrar la brecha entre laboratorios.

MJN es un proyecto para mejorar la calidad de vida de las personas, creando un sistema completo para el monitoreo en tiempo real de personas con epilepsia. Cuenta con un dispositivo no invasivo, discreto y portátil que predice un ataque epiléptico antes de que ocurra.

MDEyeCare es una aplicación médica que permite que el personal de la escuela y los equipos de pediatría examinen los ojos de los niños para la detección temprana de los trastornos oculares.

Insulcloud es una empresa que diseña dispositivos electrónicos y soluciones digitales basadas en I + D para optimizar el seguimiento del tratamiento en enfermedades crónicas donde se necesita un dispositivo para administrar la medicación, como diabetes, alteración del crecimiento, esclerosis múltiple…

Nanotech ha diseñado una tecnología innovadora capaz de deshacerse de las burbujas en dispositivos de microfluidos en cualquier condición de gravedad dadas y también trabaja como un mezclador de fluidos eficiente.

HealthApp está centrada en el desarrollo de herramientas inteligentes que utilizan aplicaciones móviles para el sector de la salud, con especial énfasis en mejorar la comunicación entre pacientes y terapeutas en enfermedades crónicas y de larga duración.

iohope está centrada en el desarrollo de herramientas de diagnóstico para optimizar el tratamiento clínico de la inflamación crónica bajo tratamiento con terapias inmunosupresoras, desarrollando un dispositivo in vitro basado en sangre personalizado.

Belux Group desarrolla y comercializa sistemas comprobados de reconocimiento médico y legal en 15 idiomas.

Medicsen ha desarrollado un algoritmo de aprendizaje conectado a dispositivos portátiles y teléfonos inteligentes con el fin de predecir la evolución de la enfermedad y los valores futuros de interés, dar recomendaciones y suministrar medicamentos de forma automática a través de un parche inteligente no invasivo.

Mendelian ayuda a los médicos de todo el mundo a diagnosticar pacientes con enfermedades raras.

Texalign propone un nuevo paradigma de fisioterapia usable, a través de la captura de movimientos del tronco tridimensional con ropa interior sensorizada capaz de monitoreo continuo y aumento de la postura ambulatoria, así como del cumplimiento del ejercicio en el hogar en condiciones serias de espalda.

Zymvol diseña enzimas que aceleran las reacciones químicas, a través de simulaciones por ordenador, ahorrando hasta un 70% en recursos.

BioEclosion contribuye en el desarrollo de la próxima generación de pruebas de diagnóstico rápido para entornos de bajos recursos para resolver los desafíos sociales mediante la mejora de su rendimiento analítico, como la sensibilidad, la especificidad y la simplificación analítica.

FutureSiSens trabaja en el desarrollo de un dispositivo de prueba del sueño en el hogar para el diagnóstico del síndrome de apnea-hipopnea del sueño.

Cebiotex desarrolla un nuevo tejido para el control de las células cancerosas restantes después de la cirugía. Adecuado para muchas indicaciones, se dirige tanto a la oncología pediatrica como a la adulta.

Made of Genes es una plataforma de genómica personal centrada en el cliente donde los individuos pueden obtener su genoma secuenciado para disfrutar de las infinitas posibilidades de la genómica.

SOM Biotech está dedicada al descubrimiento y desarrollo de productos farmacéuticos innovadores mediante el uso de una plataforma patentada de reutilización de medicamentos.

CreatSens es una plataforma de atención médica que tiene como objetivo mejorar el bienestar de las personas al permitir el control de parámetros bioquímicos relevantes de la orina (como la creatinina, fundamental para evaluar el rendimiento de los riñones) en el hogar.


La Fundación Pfizer colabora en el estímulo a proyectos innovadores de emprendedores en salud con Richi Foundation

Las grandes empresas perciben el ecosistema de emprendedores y startups como una fuente imprescindible de innovación abierta

La Fundación Pfizer colabora con el Programa Richi Social Entrepreneurs, de Richi Foundation, un programa que sirve para apoyar a startups de salud de todo el mundo con el potencial de generar un notable impacto en la sociedad, acercándolas al ecosistema de emprendimiento e innovación de Boston (EE.UU.).

Este programa tiene como objetivo ayudar a emprendedores a definir su propia estrategia, actuando como catalizador para crear vínculos entre estas startups y los agentes clave en innovación (incubadoras, aceleradoras, inversores o proveedores, entre otras).

Para el presidente de la Fundación Pfizer, Sergio Rodríguez“con modelos de colaboración como éste, podremos ser más ágiles a la hora de dar respuesta a las necesidades reales de los pacientes”. Y es que, asegura, “el conocimiento hoy en día está disperso y nuestra forma de relacionarnos ya es global, por lo que la innovación no puede depender únicamente de grandes compañías, porque fuera todo evoluciona muchísimo más rápido”.

Pfizer ya lleva tiempo trabajando en fórmulas de colaboración innovadoras con entidades y universidades de todo el mundo. Así, concluye Sergio Rodríguez, “en la Fundación buscamos también la forma de combinar complementariamente el ADN de una gran compañía como Pfizer con el modelo de trabajo de las startups, para obtener lo mejor de ambos mundos en beneficio del sistema y poder ofrecer a los pacientes soluciones reales a sus problemas”.

Según el director del programa, Ernest Lara“en muchos entornos vemos constantemente cómo las startups canalizan la innovación incluso mejor que las grandes empresas. Esto es debido a que la startup organiza para dar solución a un problema muy específico a través de una propuesta de valor muy concreta, con alto potencial de crecimiento. La pequeña estructura organizativa que persigue dicho objetivo en la startup resulta muy ágil y eso es algo que a las grandes empresas les cuesta mucho alcanzar”.

“De hecho, -continúa el director- ya hace años que las grandes empresas perciben el ecosistema de emprendedores como una fórmula imprescindible de innovación abierta. Pero todavía queda mucho camino por recorrer en este sentido. Desde mi punto de vista, ese camino pasará por nuevos modelos de colaboración entre startups y grandes empresas que permitan varios aspectos importantes: acelerar la puesta en marcha de las soluciones y maximizar de forma eficiente y responsable el impacto positivo en la sociedad y medioambiente. Todo ello, por supuesto, generando valor para todos los implicados en el proceso de innovación”.

Dos empresas españolas entre las participantes

En la edición de este año, que ha concluido con éxito recientemente, han participado 10 startups europeas y latinoaméricanas, entre ellas dos españolas: Zymvol Biomodeling, especializada en biotecnología y Mendelian, proyecto anglo-español de Big Data.

Zymbol accedió al Richi Social Entrepreneurs tras ganar el premio del programa de aceleración de startups industriales de IQS Tech Factory y fue seleccionada como la startup industrial más prometedora de 2017.

Según Fátima Lucas, CEO de Zymvol Biomodeling, participar en este programa es una gran experiencia, tanto a nivel personal como profesional, y nos ha aportado la información necesaria para validar la viabilidad de nuestro proyecto, prepararnos para obtener fondos o empezar un negocio y obtener una importante red de contactos, así como conocer a un gran número de personas con una larga trayectoria profesional que aportan valiosos consejos”.

“Por todo ello, programas como este resultan clave; como emprendedores dependemos en gran medida del apoyo de personas e instituciones que crean en nuestro proyecto y ayuden con su tiempo y conocimiento. La Fundación Pfizer lleva muchos años fomentando la innovación científica y la mejora de la vida de las personas, y son entidades como esta Fundación las que nos permiten a los emprendedores dar el primer paso en nuestro proyecto”, declara Fátima Lucas.

Los participantes han tenido la oportunidad de ver, durante las tres semanas que han estado en Boston, a 20 inversores, 96 expertos de la industria, representantes de más de 88 instituciones tanto públicas como privadas que han apoyado esta edición y han llevado a cabo más de 91 reuniones cara a cara con personas y entidades de interés.


Bytes per dissenyar molècules

Tres científics fan un programari que accelera el desenvolupament d’enzims

  • Victor Gil, Maria Fátima Lucas i Emanuele Monza, el juliol passat després de recollir el premi IQS. ARXIU

Els enzims són part del nostre dia a dia. Encara que la gran majoria no som conscients de la seva existència, estan a la naturalesa i també al nostre cos. Són molècules orgàniques que acceleren la velocitat de les reaccions. Són les responsables d’afavorir que els detergents treguin la brutícia o que eliminin la lactosa en lactis, també milloren l’eficiència dels cosmètics, entre moltes altres funcions. Els enzims evolucionen i poden canviar les seves funcions, però no tots serveixen i s’han de manipular. Tradicionalment aquesta mutació es feia al laboratori, amb tècniques de prova-error amb milions d’aquestes proteïnes que podien trigar entre dos mesos i un any per aconseguir que un enzim tingués les característiques desitjades. La biotecnològica Zymvol ha trobat la manera de fer més àgil i abaratir el procés abans d’entrar al laboratori. La firma ha desenvolupat un programari per fer simulacions des de l’ordinador, és a dir, realitzen el procés de disseny d’enzims computacionalment. A través de les simulacions computacionals en només un mes poden assolir el seu objectiu. “Nosaltres fem que el client obtingui un enzim amb la funció que necessiti per al seu producte, i li donem la recepta perquè la produeixi al laboratori”, explica Emanuele Monza, un dels tres cofundadors de la companyia. Els clients potencials de Zymvol han vist ràpidament els avantatges del seu servei, principalment empreses industrials de camps tan diversos com l’alimentari, el de cosmètica, el químic o el farmacèutic. De fet, amb poc més de sis mesos de vida Zymvol pot presumir no només de tenir ja clients sinó d’haver tancat contractes i haver-los cobrat. “Hem tingut molta sort, hem desenvolupat una tecnologia i el mercat ha vist de seguida la necessitat”, explica Maria Fátima Lucas, CEO i cofundadora de la companyia.

Des que es van crear al maig passat, han superat totes les expectatives. De fet, només dues setmanes després de començar la seva tasca comercial, van haver d’aturar-la perquè es van desbordar. “Vam aconseguir clients des de la primera trucada. Havíem de preparar els projectes i estava tot per fer. No sabíem ni quins preus posar. Nosaltres som científics, el món de la gestió empresarial ens era totalment nou”, recorda Lucas.

Així que per començar a navegar en l’inestable món de l’emprenedoria, van participar en el programa de la UB i la UPC De la ciència al mercat, i en un programa concurs d’acceleració de start-ups de l’IQS, en què finalment va ser l’empresa guanyadora. “L’acceleradora de l’IQS ens va ajudar molt a interactuar amb la indústria, el programa estava increïblement organitzat i amb el premi vam estar tres setmanes a Boston per aprendre a comercialitzar en aquell mercat”, diu Monza

Ara com ara, per proximitat han començat en el mercat europeu, però la seva aspiració és global i planegen atacar el mercat dels EUA a la primavera.

El seu model de negoci està basat en una comissió pel servei que donen, però amb vista al futur, l’objectiu de l’empresa és fer el propi desenvolupament i disposar d’un laboratori propi amb el qual produir els seus enzims i patentar-los. “Ara necessitàvem entrar ràpidament en el mercat i que les empreses poguessin provar la nostra tecnologia”, explica Lucas. Els plans són quedar-se tot el procés i transformar el model de negoci en un model escalable.


Dos startups españolas de salud participaron en el programa Richi Social Entrepeneurs en Boston (EE.UU.)

Las empresas emergentes españolas Zymvol Biomodeling y Mendelian han participado en el programa para emprendedores del sector sanitario Richi Social Entrepeneurs, que ha tenido lugar en Boston (Estados Unidos) con el apoyo de la Fundación Pfizer.

Zymvol

 

Zymvol es una empresa de biotecnología dedicada al diseño de enzimas y biocatalizadores a medida para la industria, mientras que Mendelian es ofrece un buscador de datos sobre diagnósticos de enfermedades raras. Ambas han participado en el Richi Social Entrepeneurs, un programa de ‘startups’ de salud que tiene lugar en Boston con la colaboración de la Fundación Pfizer.

En la edición de este año del programa han participado diez compañías europeas y latinoamericanas, que han podido visitar gracias a este programa a veinte inversores, casi un centenar de expertos de la industria y otro centenar de instituciones públicas y privadas del sector, según ha informado Pfizer.

Para las ‘startups’ españolas ha sido “una gran experiencia” a nivel personal y profesional, ya que les ha permitido “validad la viabilidad” de sus proyectos, así como prepararse para obtener fondos y desarrollar “una importante red de contactos”, según ha señalado la directora ejecutiva de Zymvol, Fátima Lucas.

“Programas como este resultan clave; como emprendedores dependemos en gran medida del apoyo de personas e instituciones que crean en nuestro proyecto y ayuden con su tiempo y conocimiento", ha añadido Lucas.

La agilidad de las startups, beneficiosa para las grandes compañías

El programa pretende que las startups se acerquen a las empresas y que éstas “canalicen la innovación” a través de compañías emergentes que son más ágiles para alcanzar objetivos concretos, en opinión del director del programa Richi Social Entrepeneurs, Ernest Lara.

“Hace años que las grandes empresas perciben el ecosistema de emprendedores como una fórmula imprescindible de innovación abierta. Pero todavía queda mucho camino por recorrer en este sentido. Ese camino pasará por nuevos modelos de colaboración entre startups y grandes empresas”, ha añadido.

El presidente de la Fundación Pfizer, Sergio Rodríguez, ha subrayado que apoyar este tipo de proyectos les permite “ser más ágiles a la hora de dar respuesta a las necesidades reales de los pacientes”.

“La innovación no puede depender únicamente de grandes compañías, porque fuera todo evoluciona muchísimo más rápido”, ha agregado Rodríguez, que ha asegurado que la Fundación Pfizer pretende combinar “el ADN de una gran compañía con el modelo de trabajo de las startups”.


Zymvol, la fórmula de las enzimas prodigiosas

La startup vencedora de la IQS Next Tech descubre nuevos componentes para la industria a través de su laboratorio computacional

La startup es la vencedora del Next Tech del IQS | Carlos Barros

A pesar de que las enzimas son unos desconocidos por gran parte de las personas, forman parte de nuestro día a día. Ayudan a digerir los alimentos, se encuentran en los detergentes para eliminar las partículas de suciedad, hacen que los cosméticos sean de más calidad, están dentro de los fármacos que tomamos... "Encontramos enzimas en la naturaleza y tenemos también al cuerpo como tenemos bacterias y levaduras, pero todos los que encontramos no sirven para ponerlos en un reactor o en un producto de limpieza, se tienen que manipular. Esto es el que se denomina ingeniería de proteínas o de enzimas", explica la CEO y cofundadora de Zymvol, Maria Fátima Lucas.

Esta startup es la ganadora del programa de aceleración industrial IQS Next Tech, la que marchará a Boston en un periodo de inmersión al Richi Social Entrepreneurs como premio para desarrollar su modelo de negocio y volver a Barcelona con una propuesta sólida para lanzar al mercado.

Sus emprendedores, tres extreballadors del centro de Supercomputing, han creado un software formado por piezas de software abierto que los permite tener un "laboratorio computacional donde replicar el que pasa a la natura", detalla Lucas. La mayoría de las enzimas que se conocen provienen de organismos inferiores, pero han surgido a través de mutaciones que los han permitido adaptarse al entorno y a las necesidades del momento. Ellos a su laboratorio generan este mismo proceso, "que consiste a transformarlos hasta conseguir encontrar una enzima que contenga las propiedades que pretenden y olvidar las pruebas que no funcionan".

Para las empresas esto supone una reducción de costes. Por un lado, porque permite disminuir el número de experimentos; de la otra, porque ayuda a encontrar nuevas enzimas para procesos industriales específicos y optimizarlos. A pesar de que Lucas no puede revelar el nombre de las compañías que ya se han interesado en el producto, asegura que se trata de multinacionales.

Un éxito inmediato

La startup se creó a mediados de abril, el que significa que en sólo tres meses han consolidado una compañía con un producto que ya ha captado la atención de grandes clientes y que puede convertirse en una revolución para la industria.

Hasta el momento, que han contado con un presupuesto reducido y aportado por ellos mismos, han dosificat las pruebas que hacían a su laboratorio computacional porque cada una de ellas es cara. Por eso, como explica Lucas, "cada experimento daba buenos resultados y parecía que hacíamos una cosa increíble, pero es un procedimiento que también da muchas combinaciones que no funcionan".

Hoy por hoy no se podían permitir no topar con una fórmula buena, una cosa que sí que podrán hacer gracias al premio obtenido con el IQS y con la inyección de recursos que puede suponer: "Tendremos más oportunidades y obtendremos información de resultados buenos y malos, el que nos ayudará a cambiar los algoritmos y mejorarlos".

El que hacen no es nada nuevo, la industria farmacéutica también utiliza las simulaciones computacionales en sus procesos de creación, y funciona. De aquí que se trate de un mercado con un crecimiento exponencial.

De cara a los próximos meses, su objetivo es crecer de forma orgánica con los contratos que están a punto de cerrar. "Con los servicios que ofrecemos ya podemos empezar a andar y crecer despacio. Sin embargo, tenemos planes más ambiciosos que consisten a tener nuestro propio laboratorio, por el que sabemos que en algún momento tendremos que buscar financiación privada", comenta la cofundadora. Unas aspiraciones que, a pesar de que están, no son ninguna obsesión y prefieren avanzar con las puertas que se los acaban de abrir con su estancia en Boston.